Menu
Hablar de enfermedades terminales es difícil y si hay un niño implicado mas difícil aún. Ese fue el riesgo de producir este hermoso texto, que cuenta la relación entre un nño enfermo y su dama rosa. Oscar Barney Finn dirigió impecablemente a una Thelma Biral que noche a noche maravillaba a los espectadores en este monólogo de Éric-Emmanuel Schmitt.
Estrenamos este unipersonal en 2007, en MULTITEATRO, con escenografía de Emilio Basaldua e iluminación de Roberto Traferri.

DE MOMENTO NO NOS SIGAS